Inicio Noticias Salud Dr. Robert Apostolescu: «En el caso de pacientes que padecen coxartrosis, reconstruimos...

Dr. Robert Apostolescu: «En el caso de pacientes que padecen coxartrosis, reconstruimos completamente la anatomía de la cadera. Después de la recuperación, el dolor desaparece por completo»

38
0

Los rumanos posponen ir a la consulta y esperan que el dolor pase con el tiempo, a menudo prefiriendo la automedicación. Cuando el dolor se vuelve insoportable y el paciente acude al médico, descubre que la única solución que le queda es la cirugía de reemplazo articular. Esta intervención hace que el dolor desaparezca y restablece por completo la movilidad, por lo que el paciente puede volver a su vida normal.

El Dr. Robert Apostolescu, médico de cabecera de ortopedia y traumatología del Hospital Euroclinic, explicó a Adevărul Live en qué consiste la intervención de reemplazo articular de cadera mínimamente invasiva.

La verdad: ¿Qué es la coxartrosis, cuáles son los síntomas de la afección y cómo se manifiesta?

Dr. Robert Apostolescu: Normalmente el cartílago articular es flexible, brillante y hace que los huesos se deslicen muy bien al nivel de la articulación durante el movimiento. En la coxartrosis este cartílago se degrada, ya no es liso. La enfermedad es progresiva, pudiendo llegar a deformidades bastante importantes, como el acortamiento del miembro afectado. El cartílago puede desaparecer de forma permanente, de modo que los huesos entran en contacto y entonces el dolor es bastante grande. Inicialmente, las molestias aparecen durante el día, luego el dolor se vuelve permanente durante la noche, terminando por afectar el grado de descanso del paciente. Además del dolor, también aparece la cojera, y el paciente puede moverse distancias cada vez más cortas.

CAUSA
La artrosis de cadera ocurre principalmente debido a la obesidad. Todo el peso del cuerpo se distribuye por las caderas a la altura de los miembros inferiores, por lo que existe un desequilibrio entre la capacidad de resistencia del cartílago articular y la fuerza que se ejerce sobre la cadera. Además, con la edad se produce una degradación natural del cartílago articular. Cabe precisar que esta condición no es sólo una enfermedad de los ancianos, también puede ocurrir en edades más jóvenes, especialmente en condiciones como la necrosis séptica de la cabeza femoral, cuando la parte de la articulación del fémur ya no está bien vascularizada. Así, el paciente acaba desarrollando artrosis en la cadera. También puede ocurrir en pacientes que sufrieron dislocaciones congénitas de cadera en la infancia. Esto puede conducir a un desarrollo temprano de coxartrosis, alrededor de los 30-40 años que requiere una intervención quirúrgica protésica. Lo que también hemos observado desde la práctica clínica es que los pacientes que han tenido formas graves de COVID-19 están predispuestos a esta enfermedad. La enfermedad forma coágulos de sangre a nivel de los vasos sanguíneos, que pueden depositarse a nivel de los vasos que vascularizan el fémur. De esta forma, se produce la obstrucción de los vasos, el hueso deja de estar vascularizado, muere y entonces puede desarrollarse la coxartrosis. He tenido pacientes jóvenes que acudieron a mí después de formas bastante graves de COVID-19. No quiero asustar al público, pero es bueno que los pacientes con formas graves de COVID-19 consulten a un médico y tomen un tratamiento anticoagulante para prevenir la formación de coágulos de sangre.

¿Cuáles son las razones más comunes que envían a los pacientes al consultorio médico?

En primer lugar el dolor, que cada vez es más molesto. Los afectados por la enfermedad comienzan a cojear, ya no descansan a causa del dolor, su movilidad se reduce mucho y ya no pueden realizar las actividades que normalmente realizaban todos los días. Si llegan en una etapa temprana, existe un tratamiento no quirúrgico que puede prolongar el desarrollo de una artrosis avanzada. La enfermedad tiene una evolución progresiva y es difícil encontrar un tratamiento farmacológico para frenarla. Se puede vivir con ella durante 10-15 años si el paciente sigue un tratamiento que soporte el cartílago articular a la altura de la cadera. Pero, al final, la mayoría de las veces, todavía termina con una intervención quirúrgica.

Leer:  La vacuna Pfizer COVID-19 para niños menores de 5 años puede estar disponible hasta finales de febrero

¿Qué implica el reemplazo articular y cuándo se vuelve absolutamente necesaria la intervención?

La necesidad de realizar la intervención aparece cuando el dolor es fuerte, la incapacidad es marcada y el paciente ya no puede realizar su actividad normal durante el día. Durante la intervención reemplazamos el cartílago articular por una prótesis total de cadera. Con un instrumento específico, retiramos el cartílago desgastado y lo reemplazamos con una prótesis de cadera que tiene varios componentes: uno reemplaza el cartílago articular en la pelvis y el segundo reemplaza la parte del fémur. La conexión entre ambos se realiza mediante una esfera, que puede ser metálica o cerámica. La anatomía de la cadera se reconstruye por completo y después del período de recuperación, el dolor y la discapacidad desaparecen.

¿Cuál es la diferencia entre la cirugía clásica y la mínimamente invasiva en el caso de esta condición?

En la cirugía mínimamente invasiva, el enfoque del cirujano para llegar a la cadera y montar la prótesis es diferente. Entra entre los músculos, separa la musculatura y resalta muy bien la articulación de la cadera con este instrumento. En el caso de la intervención clásica, para llegar a la articulación de la cadera y reponerla, se corta un músculo que es bastante importante durante la marcha. Se cose al final, pero la duración de la intervención es mayor, al igual que el dolor que siente el paciente, y la recuperación es más larga.

Al no cortarse el músculo, en el caso de una intervención mínimamente invasiva, se elimina cualquier riesgo de cojera postoperatoria. Si la inervación del músculo está dañada, ya no funciona exactamente como debería y puede producirse cojera.

¿Qué otros retos enfrenta el médico durante la intervención, sé que pueden ocurrir complicaciones que pueden dejar al paciente con el miembro afectado más corto que el sano?

En ambos tipos de intervenciones pueden ocurrir diferentes complicaciones. Tomamos todas las medidas para que el paciente no se quede con una diferencia en los miembros inferiores. Para ello se toma una radiografía digital, tenemos un software que puede calcular exactamente cómo poner la prótesis para que no haya diferencias entre las dos extremidades. Además, durante la intervención quirúrgica debemos restaurar perfectamente la anatomía de la cadera para que la palanca muscular esté muy bien. Estos pueden representar desafíos para el médico en el caso de artrosis avanzada, con disfunciones de huesos grandes o displasia de cadera. Básicamente, tenemos que hacer un hemisferio de algo ovalado o plano. Utilizamos injertos óseos, aumentos metálicos especiales para reconstruir la pelvis y restaurar la correcta anatomía de la cadera. Hay pacientes que nunca han caminado bien, siempre con la pierna más corta, y después de la prótesis acaban caminando con normalidad.

Cada vez que tengo un médico en el estudio Adevărul Live y hablamos de una determinada condición, suelo preguntar cuál fue el caso más difícil tratado. En esta oportunidad quiero que nos cuentes sobre el Sr. Gheorghe, el paciente que, a los 75 años, eligió por segunda vez la operación mínimamente invasiva para reemplazar la articulación de la cadera. La primera intervención la realizó en Francia, donde su hija es médica, y la segunda la realizó en Rumanía. ¿Cómo fue la intervención?

El paciente fue intervenido en el exterior de la primera cadera, mediante un abordaje mínimamente invasivo. En ese momento, este tipo de intervención quirúrgica no se realizaba realmente en Rumanía. Las cosas fueron muy bien durante la primera operación, la hospitalización fue breve y la recuperación fue bastante rápida. Su hija buscó y vio que también realizamos este tipo de intervenciones quirúrgicas a través de un abordaje mínimamente invasivo. Decidieron venir a nosotros, confiaron en nosotros y todo salió muy bien. Lo programé, le cambié la articulación de la cadera y la recuperación fue bastante rápida. Después de dos días le di el alta. Después de 3-4 semanas podía moverse normalmente, sin marco. El Sr. Gheorghe buscó operarse en Rumanía con el mismo método mínimamente invasivo, le resultaba más cómodo y ya no tenía que viajar al extranjero para hacerse controles y todo lo que conlleva una intervención quirúrgica de este tipo. Nos eligió a nosotros y todo salió muy bien.

Leer:  La vacuna anti-COVID de Pfizer contra las subvariantes de Omicron se aprobará en otoño, anuncia la EMA

¿Existe alguna restricción en cuanto a la realización de la intervención para determinados pacientes?

Las restricciones aparecen si el paciente tiene muchas enfermedades asociadas, y una anestesia implicaría un alto riesgo de desarrollar ciertas complicaciones o incluso pondría en peligro su vida. Tanto yo como el anestesiólogo siempre hablamos con los pacientes, les explicamos su situación de salud, cuales son los riesgos y que porcentaje de complicaciones se pueden presentar. Juntos tomamos la decisión de ir o no más allá. Hay casos raros en los que la intervención está contraindicada, pero también hay situaciones de este tipo y luego venimos a encontrarnos con el paciente con medicamentos, fisioterapia o tratamientos de spa. Nunca se librará del dolor por completo, pero elegimos la vida antes que la cirugía.

¿Cuál es la vida útil de la prótesis y qué importancia tiene su calidad en el éxito de la intervención?

Para el éxito de la intervención quirúrgica, lo más importante es la calidad del acto médico. Asimismo, si hablamos de la vida útil de la prótesis. Es importante que el médico tenga amplia experiencia en reemplazo de cadera. Las complicaciones registradas acaban siendo menores, la prótesis se coloca correctamente y entonces el éxito está garantizado. Relacionado con la calidad de la prótesis, a lo largo del tiempo han aparecido diversos materiales que hacen que su resistencia sea mucho mejor con el paso del tiempo. Muy importante en la evolución de las prótesis de cadera es el inserto en la copa metálica, en el que se desliza la bola para conseguir el movimiento de la cadera. El plástico del que está hecho este inserto ha evolucionado mucho con el tiempo, ahora es un polietileno reticulado. Si la prótesis se hace a la edad de 35-40 años, es posible que el paciente espere una revisión. Esta prótesis puede durar entre 20 y 25 años. Muchos superan esta estadística, pero no es una garantía.

¿Después de cuánto tiempo puede el paciente volver a una vida normal?

Después de 3-4 semanas podía caminar sin muletas, después de un mes y medio podía volver a trabajar, levantándose todas las restricciones después de 2-3 meses. Después de la intervención quirúrgica, recomendamos trabajar con un fisioterapeuta para fortalecer los músculos alrededor de la cadera y hacer que la caminata sea lo más normal posible.

¿Cuáles son los últimos avances en cirugía de cadera?

Hay que especificar dos cosas. En primer lugar, estos enfoques mínimamente invasivos, lo que significa una incisión más pequeña y el hecho de que llega a la cadera sin cortar los músculos. En cuanto a los materiales de las prótesis, es éste Polietileno cross-linked, lo que le da a la prótesis un tiempo de supervivencia de más de 20 años y que permite al paciente tener cualquier tipo de actividad.

Artículo anteriorrecetas de ensalada de berenjenas
Artículo siguienteBioNTech espera comenzar a enviar dos vacunas adaptadas a Omicron a partir de octubre
Tras una licenciatura en economía, un máster en gestión estratégica y 18 meses de viaje por todo el mundo, empecé a trabajar como redactor de páginas web.