Inicio Noticias Salud ENTREVISTA Cómo apoyar psicoterapéuticamente a niños con cáncer

ENTREVISTA Cómo apoyar psicoterapéuticamente a niños con cáncer

25
0

En una entrevista concedida a «Adevărul», el psicólogo Mihai Copăceanu explicó cómo se debe tratar a los niños diagnosticados con cáncer desde el punto de vista psicoterapéutico, pero también cómo se debe apoyar a sus padres.

«Verdad»: Para un padre, el diagnóstico de un niño con una enfermedad oncológica puede ser un shock. ¿Qué apoyo especializado necesitan para manejar la situación?

Mihai Copăceanu, psicólogo: La OMS estima que anualmente 400.000 niños desarrollarán cáncer en todo el mundo, entre los tipos más comunes se encuentran la leucemia, el cáncer cerebral, los linfomas y los tumores. Las diferencias varían según el país; en los EE. UU., en 2020, había 11.050 niños menores de 15 años diagnosticados con cáncer. Para los padres, confirmar el diagnóstico de cáncer en su propio hijo no solo es un shock, sino una carga en la complejidad y profundidad de la palabra. Por un lado, porque es difícil aceptar un diagnóstico de este tipo por las connotaciones culturales que tiene en Rumanía, es decir, pensamos en lo peor que puede pasar, y por otro lado, porque establecer el diagnóstico es sólo la comenzando un largo y difícil período que implica una serie de esfuerzos, desde múltiples opciones de tratamiento, pruebas médicas, costos, restricciones, estilo de vida, etc.

Los padres necesitan esperanza y ánimo y toda la sociedad necesita saber que estamos hablando de enfermedades curables. Sin embargo, si en los países desarrollados más del 80% de los niños con cáncer son tratados y curados, Rumanía no es un país así, por eso la tasa es mucho más baja y nos enfrentamos a una serie de problemas, entre ellos mejorar el acceso al tratamiento, incluso esencial medicamentos y tecnologías, diagnóstico precoz.

Asimismo, la relación con el propio hijo, comunicar el diagnóstico y sus implicaciones, animar al niño, implican un esfuerzo permanente y recursos adicionales por parte de los padres.

Leer:  Un nuevo servicio médico en el mercado, traído por el Policlínico Regina Maria Floreasca: doble consulta de endocrinología y cirugía general

Aunque tenemos guías clínicas, recomendaciones, sugerencias de especialistas, otros padres en la misma situación, para cada caso es difícil. Por eso, en primer lugar, los padres, el niño y toda la familia necesitan apoyo emocional, apoyo constante, aliento, porque durante todo el período de tratamiento y después del tratamiento pueden enfrentar miedos, preocupaciones, estados de ansiedad y estado de ánimo depresivo.

¿Cómo reaccionan los niños ante un diagnóstico tan duro?

Para sorpresa de muchos padres, los niños suelen reaccionar mucho menos negativamente a la enfermedad que los adultos, de lo que hubiéramos esperado, los niños en su inocencia tienen una pureza, pero también un poder para afrontar la enfermedad y el tratamiento, por lo que representan la vida. lecciones para adultos. Los niños recurren a otros recursos propios de la infancia y gestionan la situación con mucha responsabilidad en relación con el tratamiento médico y las restricciones de vida. Los niños se hacen amigos del personal médico y de otros pacientes de su edad y muestran una adherencia diferente al tratamiento. Son mucho más optimistas que los padres.

¿Con qué problemas lucha el paciente de oncología pediátrica en Rumania?

Lo que falta principalmente en Rumanía es, en primer lugar, un plan de acción para que los padres de cualquier parte del país lo sepan. Todavía tenemos grandes diferencias entre los niños que vienen de diferentes áreas del país, en cuanto al acceso a servicios médicos de alta calidad, a la detección al tratamiento, y dependiendo de los ingresos familiares. Entonces, estamos hablando de una inequidad, los niños en Rumania diagnosticados con cáncer no tienen las mismas oportunidades. También hay una falta de apoyo financiero para cubrir los costos del tratamiento en el país o en el extranjero. No sé la tasa exacta en Rumania, pero todos los días, en Gran Bretaña, 10 niños o jóvenes son diagnosticados con cáncer. En el Reino Unido existen estrategias nacionales con el objetivo de aumentar las tasas de supervivencia para todos los tipos de cáncer en niños, para la igualdad de oportunidades de tratamiento, para un tratamiento de alta calidad y la provisión de servicios médico-sociales multidisciplinarios para el niño y la familia.

Leer:  Un innovador tratamiento contra el cáncer que utiliza el virus del herpes muestra resultados prometedores en sus primeras pruebas en pacientes

¿Cómo apoyamos a estos pacientes?

Los niños necesitan apoyo emocional para hacer frente a los efectos del diagnóstico de hospitalizaciones repetidas, a los efectos adversos del tratamiento (náuseas, fatiga, diarrea, vómitos, dolor físico), efectos secundarios visibles como pérdida de cabello, aumento o pérdida de peso, largas ausencias de escuela y manejando las reacciones de sus compañeros, síntomas de ansiedad y depresión. Hay mucho estrés en la vida familiar, hay temores incluso después del tratamiento sobre la reaparición del cáncer y sobre el futuro.

Afortunadamente, me encuentro con casos positivos y buenas prácticas sobre todo en la escuela, cuando los profesores, directivos y compañeros se vuelven muy empáticos con el alumno que se enfrenta a un diagnóstico de este tipo. A menudo representan un verdadero apoyo y socios en el proceso terapéutico. Hay una solidaridad de máxima emoción que siempre agradezco. A menudo he visto a adolescentes unirse y organizar campañas de recaudación de fondos para sus compañeros.

Especialista en adicciones, Mihai Copăceanu es psicólogo clínico especialista en el Hospital Clínico de Emergencia del Condado de Sibiu. Profundizó sus estudios de psicología a través de becas de investigación en Bolonia y Oxford.

Artículo anteriorUn siglo de nuevos consejos para una comida exitosa: «Elimine a los imbéciles y snobs y ponga en la lista a los dueños de estómagos sanos y mujeres bonitas»
Artículo siguienteTeo Trandafir: «El público empieza a dividirse entre online y TV. Me alegro de que haya una audiencia de buena calidad en la televisión».
Tras una licenciatura en economía, un máster en gestión estratégica y 18 meses de viaje por todo el mundo, empecé a trabajar como redactor de páginas web.